Descubre el entorno

La comarca se encuentra situada en la parte centro-oriental de la Comunidad Foral de Navarra dentro de la zona geográfica denominada Navarra Media Oriental, por ella discurre el curso del Río Aragón.

La comarca tiene 467.02 km² de superficie y limita al norte con las comarcas de Aoiz y Lumbier, al este con la provincia de Zaragoza, al sur con la Ribera Arga-Aragón y al oeste con la comarca de Tafalla

Sus orígenes se remontan a las Edades del Bronce y del Hierro. Los restos romanos en Sangüesa son también importantes.

La primitiva Sangüesa estuvo emplazada sobre un montículo, la actual villa de Rocaforte, que en el siglo IX, hizo de frontera contra los musulmanes. Por decisión de Alfonso el Batallador, rey de Navarra y Aragón, surgió en el llano un nuevo núcleo de población, Sangüesa la Nueva y él mismo le concedió el Fuero de Jaca en 1122, pues era muy beneficioso para el reino tener una villa importante en la ruta jacobea procedente de Somport. Así se comprende la pujanza económica y social que proporcionó el Camino de Santiago a Sangüesa.

La villa se estructuró siguiendo la dirección del puente, a manera de fortaleza, con rúas paralelas y perpendiculares, cercado de murallas con torres (frecuentemente, Sangüesa se vio involucrada en las guerras contra Aragón por la defensa de las fronteras) y cuatro portales en los cuatro puntos cardinales. Es tradición que el rey Luis Hutín concedió a los de Sangüesa, vencedores en la batalla de Vadoluengo, en 1312 el título de “La que nunca faltó” por su fidelidad en la defensa del reino.

Llegó a tener hasta cinco parroquias y cuatro conventos de frailes. En su palacio-castillo se hospedaron con frecuencia reyes y príncipes y por ser cabeza de la merindad de su nombre, aquí se celebraron las cortes generales del reino en varias ocasiones. Tuvo tanta importancia en la asistencia a los peregrinos hacia Santiago, que se han documentado hasta doce hospitales.

Aquí nació en 1503 el príncipe Enrique de Labrit, hijo de Juan y Catalina, últimos reyes privativos de Navarra. Tras la conquista del Reyno de Navarra y la incorporación a la corona de Castilla, Fernando el Católico confirmó los Fueros de Sangüesa (1513). Las riadas del Aragón anegaron con frecuencia la localidad ocasionando grandes pérdidas, la más trágica, ocurrida en el año 1787, produjo más de 600 víctimas y la destrucción de la mayor parte de las viviendas. Durante las guerras carlistas tuvo un gran protagonismo pues fue ocupada la ciudad por las tropas liberales. Hoy Sangüesa es una próspera ciudad con 5.300 habitantes.

De Sangüesa dicen que tiene un monumento en cada calle, y esto se lo debe al Camino de Santiago. El mayor tesoro que descubre el visitante de Sangüesa es la iglesia de Sta. María la Real (1), monumento nacional desde 1889 y considerada una de las obras cumbres del románico de todos los tiempos y lugares.

De mediana proporción y esbelta en sus líneas, esta joya románica levantada entre los siglos XII y XIII consigue detener ante su portada a todo el que entra en Sangüesa por la rúa Mayor. La custodia gótica del siglo XV y su magnífica portada son las dos piezas más valiosas de la iglesia. La portada nos traslada al Juicio Final, a la Presentación de Jesús en el templo y el Juicio de Salomón. Y también es testigo de la enorme influencia que el Camino de Santiago ejerció en Sangüesa, como lo prueban algunas escenas relacionadas con relatos nórdicos que llegaron a la ciudad en boca de los peregrinos. Continuando por la calle Mayor, muy cerca vemos el palacio de Añués (2), del siglo XV, y el de los Iñíguez-Abarca (3), siglo XVII. Si giramos a la derecha por la calle Alfonso el Batallador, llegamos al palacio de Vallesantoro (4), actual Casa de Cultura, coronado por uno de los aleros de madera más espectaculares de Navarra.

A poca distancia, se halla la iglesia de San Salvador (5), gótica del siglo XIV, con un retablo romanista de Juan de Berroeta. En la cercana calle Enrique Labrit, nos detenemos en la casa de los Íñiguez-Medrano (6), con una entrada barroca. Cerca de allí se pueden contemplar los restos de la antigua muralla, y el convento del Carmen (7) (siglo XV), con claustro gótico del siglo XIII. Portal de Carajeas (8). Lugar de peaje e importante paso de viajeros, comerciantes y peregrinos que llegaban desde Aragón, fue una de las puertas de acceso a la ciudad. También la iglesia de Santiago (9), en la calle del mismo nombre, es otra de las construcciones de importancia histórica. Comenzó a levantarse con un estilo románico tardío y prosiguió en época gótica. El retablo plateresco de San Eloy (siglo XVI), la estatua de piedra del apóstol Santiago descubierta en 1965 bajo el entarimado, su torre almenada y la portada románica, son algunas de las joyas que alberga el edificio. Frente a la iglesia está el antiguo hospital de peregrinos, que en la dovela del pórtico muestra los atributos de la peregrinación.

Tampoco desmerece el convento de San Francisco de Asís (10), fundado en 1266 en honor del santo que, en su peregrinación, después de 1212 creó la primera comunidad franciscana en la antigua Sangüesa (Rocaforte). Alberga el Museo de los Relojes. Volviendo a la calle Mayor, se debe visitar el palacio de París Íñiguez Abarca (11) y el de los Sebastianes (12) (donde nació Enrique de Albret, último Príncipe de Viana). Desviándonos por la calle del Mercado, accedemos al palacio del Príncipe de Viana (13). Es un edificio gótico, de sobria sillería medieval, en el que vivió el Príncipe de Viana y que se conoce también como Palacio Real. Recuerda la época en que Sangüesa fue corte de los Reyes de Navarra. En una de sus desaparecidas salas se encuentra la Casa Consistorial (14) (1570), de sobria fachada renacentista cuya galería porticada de cuatro arcos rebajados se conoce como Las Arcadas. Interesante acercarse a la iglesia románica de San Adrián de Vadoluengo (15), a un kilómetro y medio en dirección a Sos y a la ermita de la Nora, dirección San Martín de Unx.

Enclaves Cercanos

  • Pamplona.- 45 Km
  • Tafalla.- 30 km
  • SOS del Rey Católico.- 8km
  • Valle de Roncal.- 35km
  • Castillo Javier.- 9 km
  • Monasterio Leire.- 16 km
  • Foz de Lumbier.- 9’5 km
  • Selva de Irati.- 70 km